Valorar el presente, compartir el entusiasmo propio y ajeno, sonreír y meditar son algunos de los caminos posibles que podemos emprender para llevar una vida más feliz.

Por Sri Sri Ravi Shankar

 

En esta era de ciencia y tecnología, podemos ser creativos y productivos sin perder la cualidad humana con la que todos nacemos.

Debes observar que no solo las cosas materiales otorgan confort. Puedes tener una buena cama donde dormir, pero no dormirás bien si tienes preocupaciones Necesitas un amplio conocimiento sobre ti mismo y de tus prioridades. La claridad mental hará las cosas mucho más fáciles. Esto se consigue entendiendo las emociones básicas como el amor, la forma en que interactúas con otras personas que te rodean, conocer tu ego o saber lo que tu intelecto o tu mente te están diciendo.

La introspección te dará unos minutos de relajación que son vitales para mejorar la calidad de tu vida. Solo el tener la intención de introspección te abrirá  muchas puertas para que te sientas mejor contigo mismo.

Primero, debes darte cuenta si estás sano.  Se entiende por salud:

Un cuerpo libre de enfermedad.

Una respiración sin titubeo.
Una mente libre de estrés.
Un  intelecto libre de inhibición.
Una memoria libre de obsesión.
Un ego que incluya a todos.
Un alma libre de desdicha.

¿Alguna vez pensaste cuál es el propósito de tu vida? ¿Cuál es el significado de la vida? ¿De qué se trata la vida?

Estas preguntas son muy, muy preciosas. Cuando estas preguntas aparecen en tu mente ahí comienzas a vivir tu vida, en lugar de sólo existir.
Sin embargo, cuando estas preguntas lleguen a tu mente, no te apresures en contestarlas ¡Los que lo saben no te lo dirán y los que te lo digan no lo saben! ¡Tapa tus oídos y vete! Estas preguntas son las herramientas con las cuales puedes ahondar y las respuestas están adentro tuyo.

Para saber cuál es la razón por la que estás en este planeta, descubre primero para qué no estas aquí.

No estás aquí para estar triste.
No estás aquí para culpar.
No estás aquí para ser desdichado.
No estás aquí para preocuparte.
No estás aquí para alardear.
No estás aquí para estresarte.
No estás aquí para irritarte ni para irritar a otros.
Y la lista sigue…

Todos nuestros esfuerzos son por saber más, en vez de buscar entender tus sentimientos y tus emociones. Así, vas metiéndote en más y más confusión. Esto es lo que paso con la psicología de hoy, que intenta explicarte por qué te sientes de la manera en que te estás sintiendo.

La pregunta de ¿por qué? surge únicamente cuando estás infeliz y te preguntas ¿Por qué me toco a mí este problema? Pero nunca te preguntas ¿por qué soy tan feliz? Quieres entender ¿por qué no me estoy sintiendo bien?, o ¿por qué estoy enojado?, o ¿por qué esto no ocurre?

Cuanto más intentas entender y tratas de profundizar parece que entendieras menos. El misterio se profundiza. Después te ilusionas y piensas “ya lo sé”, pero eso ocurre por un breve lapso. ¡Nosotros mismos no sabemos e intentamos explicárselo a los otros! Deja tus explicaciones porque estas explicaciones son las que te metieron en un baile e hicieron confundir a otros también. En realidad, no sabes qué es lo que está pasando en tu mente.

Solo quédate con el simple e inocente “no lo sé”. Esta vida es un bello misterio, vívela. Vivir el misterio de la vida en su totalidad es alegría y convertirse en el misterio es divino. ¡Eres el misterio! Cuando ves la vida en este contexto, tendrás claridad mental y tu vida mejora.

Revé el contexto de tu vida

Observa tu propia vida en el contesto del tiempo y del espacio. Han pasado millones de años y otros millones vendrán.  ¿Qué es tu vida? ¿60, 70 ó 100 años? El tiempo de una vida es insignificante. Ni siquiera es una gota en el océano. En términos del espacio simplemente no existes. Comprender esto disuelve el ego, que es la ignorancia de tu realidad, de tu existencia. Ahora, para entender abre tus ojos y pregúntate: ¿Quién soy? ¿Porque estoy en este planeta? ¿Qué significa el tiempo de mi vida?

Cuando tu conciencia se despierta, dejas de preocuparte por cosas pequeñas como, “esta persona me dijo esto, o rompió conmigo, o yo voy a decirle esto otro”  se dejan de lado todas las pequeñeces y vives cada momento. Debes estar feliz.

Todos los temas en la vida tienen altos y bajos,  es muy natural. Pero asegurate que la alegría penetre y quede establecida en ti. A esto se le llama purashaartha en sánscrito. Nuestro amor, fe y creencia deben estar profundamente enraizados, entonces todo lo demás funciona por sí solo.

¿Eres capaz de mantener ecuanimidad en toda circunstancia? No todo en el mundo es dulce, pero deberías llevar esto en la mente: pase lo que pase, la protección de Dios está conmigo y nunca me voy a dejar vencer.

Mantén tu mente equilibrio en todas las circustancias. El resto ocurrirá por si solo. Tienes que dar por lo menos un pasó adelante: estar en paz y ser ecuánime. Si eres capaz de reírte en situaciones adversas, ¡entonces entiendes que tienes protección! El mundo está repleto de amor. Todos tienen amor dentro suyo. Observa esto y reacuérdalo.

 La vida es impermamente

Observa la impermanencia de esta vida. Esto es una verdad. Mira hacia atrás  y observa que todo lo que hiciste hasta ahora es como un sueño. Todo ha pasado, todo termino. O mañana pasará.

De vez en cuando puedes tener algún disgusto, eso te hará ser consciente de lo agradable. Supón que nunca tuvieras momentos desagradables en la vida, entonces tampoco tendrías momentos agradables. Tu vida se estancaría en absoluto aburrimiento y te convertirías en una piedra. Entonces, para mantenerte vivo, de vez en cuando la naturaleza te da pequeños pellizcos para que la vida sea más viva. Acéptalo.

No debes tener miedo. Siempre encontraras un sostén. Entonces, cada tropezón que des será para mejorar, para hacer que tu vida sea más disfrutable. Día y noche trabajas tan duro, toda la semana se consume trabajando. Llegas a casa cansado, comes, te vas a la cama. La misma rutina todos los días, incluso los fines de semana se trasforman en otra rutina.

Estando consciente de la impermanente naturaleza de la vida, encontramos que hay algo que no cambió. Hay un punto de referencia por el cual puedes decir que las cosas están cambiando. Ese punto de referencia que no cambia es el origen de la vida. Entender esto es sabiduría. Y con sabiduría, tu vida mejora.
 





Leave a Reply.